Home / BOBadas / BLOB / Una reflexión muy personal sobre los datos del paro en España

Una reflexión muy personal sobre los datos del paro en España

Lo cierto es que en estas poco más de tres semanas de vida de la #BOBweb tenía muchas ganas de escribir sobre alguna de las cosas que me preocupan, me interesan o incluso me suceden en mi día a día. Hoy parece que es el día.

La motivación no es otra que dar una visión muy personal de los datos del PARO que hoy han sido publicados con respecto a mes de septiembre en España. Ésta, aún es mayor, al leer esta misma mañana algunos de los tuits con los que el Partido Popular y algún que otro economista de renombre nos han intentado insuflar una nueva bocanada de optimismo aunque se haya registrado un aumento del número de parados de 22.801si bien el número de cotizantes a la Seguridad Social aumenta en 12.025 – .

No cabe aquí entrar a valorar si los datos son en unos u otros términos más o menos positivos ya para eso ya están los medios que ya se encargan de mostrar la parte del pastel que les interesa y cargar de subjetivismoel mismo que yo puedo emplear en esta entrada– sus informaciones.

Incluso hay quien puede pensar que lo que a continuación contaré, no es más que una anécdota y un caso aislado en el mercado laboral nacional –dichosos casos aislados-.  Lo primero quizás, lo segundo lo dudo.

Pues resulta que en una economía como la española tan dependiente del turismo, sector que vive actualmente uno de sus momentos históricos más importantes especialmente motivado por la inestabilidad que se da en regiones del Mediterráneo, aún existen jóvenes de nuestro país que tienen que marchar fuera de España para encontrar trabajo.

La anécdota que quería describiros ocurrió ayer, día de la Reunificación de Alemaniadonde vivo desde hace casi 2 años-, en el que dio la casualidad que me encontré a un grupo de 6 jóvenes españoles en el mercado que había instalado en la plaza principal de la ciudad en la que resido para celebrar dicho día festivo en toda Alemania.  Son de esas coincidencias a las que uno está acostumbrado cuando escucha hablar español en “tierra extraña“, más aún cuando buena parte de ellos se comunicaban en mi otra lengua, el valenciano.

Ante ese pequeño guiño del destino, uno no puede más que acercarse y soltar la primera pregunta que le pasa por la cabeza y mejor en valencià para, sin gran estruendo, llamar la atención de aquel grupo de ‘españoles por el mundo’.  A partir de ahí y después de la cara de sorpresa de mis nuevos interlocutores tuvimos la oportunidad de charlar durante unos minutos de la vida en Alemania porque ellos –al igual que yo– no están allí de paso.

camarero-espanol-en-alemania

De la conversación –y por sintetizar mi desarrollo– extraigo unas cuantas ideas que me hacen ver aún con bastante pesimismo la recuperación de la que nos habla el actual gobierno en funciones y los medios afines:

  • De los 6 jóvenes, 4 chicos y 2 chicas, todos estaban en Alemania para trabajar en el sector de la restauración. Sector, supuestamente, puntero actualmente en España y que cabría esperar que absorbiera buena parte de los profesionales de dicho sector –entre ellos había 2 cocineros-.  A pesar de ello parece que esto no es así.
  • Todos ellos proceden de la provincia de Valencia, que como bien es sabido, basa buena parte de su PIB en el sector turismo, sin embargo es anecdótico que a estos jóvenes nuestra economía local no es capaz de dar empleo.
  • Todos ellos llegaron hace 3 meses a la ciudad, con lo que cabe pensar que la generación de empleo que se nos está vendiendo en este año no alcanza a todos.
  • Las condiciones con las que llegan no son las mejores para un trabajo tan sacrificado como el que ellos desarrollan.  Cierto es que todos  están en Alemania para desarrollar un ‘Ausbilding‘ –prácticas remuneradas en empresa con formación complementaria– con lo que no llegarán ni a los 1.000 €/mes pero cabe preguntarnos el porqué en España no existe una mayor implicación (inversión) en ciclos formativos para conseguir profesionales de un sector tan importante como éste.  Al margen de esto y como comentaba, la parte de formación no les implicará más que un par de horas semanales de estudio del idioma alemán –confirmado por ellos mismos e insuficiente a todas luces– y alguna que otra clase teórica sobre su propio oficio, con lo que se convierten en una mano de obra barata, educada y, mientras no conozcan el idioma, con un cierto grado de sumisión.
  • Finalmente comentar que vienen para un periodo de 3 años, lo cual junto con el punto anterior, da a entender que las condiciones en España –en éste y otros sectoresno son nada atractivas para quedarse y que un joven ante tal evidencia es capaz de dejarlo todo: familia, amigos, cultura, etc. con tal de tener, aunque sea por 3 años, un empleo estable.

Con estos datos comentar que estos seis jóvenes no son más que una parte de las decenas de jóvenes valencianos y de otras regiones de España de los que tengo constancia han venido a trabajar en la ciudad en la que resido –tanto en el sector restauración como en otros-, que sin ser ni de lejos una gran urbe y siendo una de las regiones menos punteras de Alemania es capaz de absorber por conveniencia  –debo añadir– esta mano de obra.

Desde mi experiencia personal no podría más que animar a nuestros estudiantes y futuros profesionales de cualquier sector que vean en tener una experiencia laboral fuera de nuestro país como una gran oportunidad, tanto desde el punto de vista profesional como personal, pero ésta debería ser una opción, no una obligación.

cropped-Logo-BOB.pngBob.

 


Quizás te interese

disfrutando de la playa también en el trabajo

Quien no disfruta como de vacaciones es porque no quiere…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *